Justicia de menores de edad

Reglas mínimas para la administración de justicia de menores (Beijing 1985 – Res. 40/33 ONU)

Las Reglas mínimas para la administración de justicia de menores fueron aprobadas en Naciones Unidas y establecen un piso de condiciones y de prácticas que los países deben respetar para garantizar los derechos humanos de los niños o adolescentes que se enfrentan a un proceso penal.

Reglas mínimas para la administración de justicia de menores

¿Qué son las Reglas mínimas de las Naciones Unidas para la administración de la justicia de menores de edad?

Son un “piso” básico de condiciones y prácticas aceptadas internacionalmente por el derecho humanitario para los menores de edad que tienen problemas con la ley.

Los países que son parte de las Naciones Unidas deben hacer leyes de acuerdo a estas Reglas.

Argentina es un Estado Parte de las Naciones Unidas.

¿Qué significa que las Reglas deben ser aplicadas según el principio de imparcialidad y no discriminación?

Que al aplicarlas no puede hacerse ninguna diferencia basada, por ejemplo, en la raza, la nacionalidad, la religión o la situación económica del menor o de su familia.

¿Qué objetivos tiene la justicia de menores?

Promover el bienestar del menor de edad y  garantizar que la sanción tenga una relación justa y humanitaria entre:

  • El delito. Acá se analiza su gravedad. Por ejemplo, no es lo mismo robar que vender droga. No es lo mismo lastimar a una persona que matarla.  No es lo mismo amenazar a alguien sin un arma que con un arma. Esa diferencia de gravedad es lo que hace que las sanciones sean diferentes.
  • Las circunstancias en las que el menor de edad cometió el delito. Acá se observan, entre otras cosas, la conducta que tuvo el niño o adolescente antes, durante y después de lo que hizo. Por ejemplo, atropella a una persona con un auto, ¿ayudó o abandonó a esa persona?; si la abandonó, ¿dio aviso a alguien para que la ayudara?;  el auto con el que la atropelló, ¿era robado?
  • Las condiciones personales del menor de edad. O sea, sus experiencias de vida: ¿cómo se crió?, ¿con quién?, ¿fue a la escuela?, ¿tuvo que trabajar?, etc.

Todo este análisis conjunto se llama: Aplicación del principio de proporcionalidad de la pena.

¿A quiénes se les aplican estas Reglas?

Al niño o joven que según el sistema del país puede ser castigado por haber cometido un delito.

¿Qué es un delito?

Es una conducta o comportamiento que está castigado por la ley.

Edad mínima de responsabilidad penal

¿Qué es la edad mínima de responsabilidad penal?

Es la edad que fijan los países y a partir de la cual un niño o joven puede ser castigado por cometer un delito.

¿Qué dicen las reglas mínimas de Naciones Unidas sobre la edad mínima de responsabilidad penal?

Dicen que los países no deben fijarla en un número demasiado bajo por la inmadurez emocional, mental e intelectual que es propia de los niños.

Legislación sobre menores en conflicto con la ley penal

¿Qué  deben tener en cuenta los países al hacer leyes sobre justicia de menores de edad?

  • No pueden considerar la pena de muerte ni los castigos corporales como una pena posible.
  • El ingreso en las instituciones debe ser la última alternativa y por el menor tiempo posible.
  • El castigo por cometer un delito debe ser distinto al de los adultos.
  • Deben asegurar la protección de los derechos fundamentales del menor de edad.
  • Deben lograr una formación permanente y especializada de todas las personas que se dediquen a la prevención de la delincuencia de menores de edad o traten con delincuentes menores  de edad (policías,  jueces, asistentes, funcionarios en general).

¿Por qué es tan importante que los Estados tengan un procedimiento penal para los menores de edad distinto al de los adultos?

Porque el procedimiento penal afecta seriamente el futuro y la formación de la personalidad de los menores de edad. Cuanto más tiempo pase encerrado el niño o adolescente, mayores serán los problemas intelectuales y sicológicos que tendrá y más difícil será la posibilidad de reingresar bien a la sociedad.

¿Qué requisitos debe cumplir el procedimiento penal de menores de edad?

El procedimiento penal debe:

  • Considerar en primer lugar el interés del menor.
  • Tener un trámite rápido y sin demoras de ningún tipo.
  • Cumplirse en un ambiente de comprensión del menor de edad y de su situación.
  • Darle participación al menor de edad y la posibilidad de expresarse con la mayor libertad posible.
  • Respetar el derecho de sus padres o del adulto que esté a su cargo de participar en las distintas partes que tiene el procedimiento, salvo que esa participación pueda perjudicar al niño o adolescente.  Eso sucede, por ejemplo, cuando ese adulto abusó del niño o adolescente.
  • Adaptarse al sexo, la edad, madurez, capacidad mental, emocional y física del menor de edad.
  • Proteger la intimidad del niño o adolescente y evitar las publicaciones que lo identifiquen.
  • No pueden quedar “antecedentes penales del menor de edad”. Esto significa que los registros de todo el procedimiento no pueden darse a conocer. Tampoco pueden ser usados en el futuro para dictar una sentencia ni en procesos de adultos que tengan relación con el niño o adolescente,  ni en procesos futuros en los que pueda participar el niño o adolescente.
  • Si no se puede evitar el encarcelamiento del niño o adolescente, se lo debe ubicar en lugar separado de los adultos, en establecimientos distintos o en partes separadas del mismo establecimiento.

Sanciones

¿Cuáles son las sanciones que se pueden aplicar a un menor de edad, distintas al encarcelamiento?

Algunas de las que sanciones que dieron mejores resultados son:

  • Libertad vigilada.
  • Prestar servicios a la comunidad.
  • Sanciones económicas, devoluciones o indemnizaciones.
  • Distintos tipos de tratamientos (terapéuticos, asistenciales, acompañamientos).
  • Participación en hogares de guarda y familias transitorias,  en comunidades o en establecimientos educativos.

¿Puede aplicarse más de una sanción al mismo tiempo?

Sí. Según las Naciones Unidas es lo más recomendable porque da mejores resultados.

Por ejemplo, se pueden aplicar al mismo tiempo:

  • Libertad vigilada con tratamientos terapéuticos y actividades de servicio a la comunidad.
  • Prohibición de acercarse a la víctima del delito (por ejemplo, de un robo) y devoluciones económicas a través del personal que está a cargo del control de la conducta del menor de edad.

¿Qué deben hacer las autoridades cuando detienen a un menor de edad?

  • Avisar antes que nada y en forma urgente a los padres o adultos a cargo del menor de edad.
  • Considerar como primer posibilidad la libertad del menor de edad.
  • Evitar que sufra cualquier tipo de daño. Esta obligación debe ser cumplida desde el primer contacto que se tenga con el menor de edad.
  • Realizar una investigación completa sobre cómo vive el menor de edad y su familia y las circunstancias en las que cometió el delito. Estos informes se llaman investigaciones sociales. Los deben hacer personas especializadas, antes de que se dicte la sentencia .

¿Qué es la remisión de casos?

Es la suspensión del proceso penal.  Es una posibilidad exclusiva del procedimiento con menores de edad y puede decidirse en cualquier momento del procedimiento.

La remisión funciona a pedido del menor de edad o de sus padres, pero la decisión final es del juez. Si nadie la pide también puede decidirla el juez y se necesita el consentimiento del menor de edad, o sea, que esté de acuerdo.

¿Cuándo puede privarse de la libertad a un menor de edad?

  • Si el delito es grave y con violencia contra otra persona.
  • Si reincidió (o sea, repitió) delitos graves y no hay otra forma de sancionarlo que sea más conveniente para él y para la sociedad.

Debe cumplirse siempre con los requisitos de proporcionalidad de la pena y privación de la libertad por el menor tiempo posible.

¿Puede aplicarse la prisión preventiva a un menor de edad, o sea quitarle la libertad hasta que se haga el juicio?

Sí, pero como último recurso y después del fracaso de la custodia permanente.

Mientras el menor de edad está en prisión preventiva, debe recibir asistencia social, médica y sicológica según su edad, sexo y personalidad.

Si se priva de libertad a una niña o adolescente, ¿qué trato debe recibir?

Diferente al de los varones, con mayor protección y asistencia. Es obligatorio darle atención especial porque tiene problemas y necesidades que son propios de su género.

Los países deben asegurar un tratamiento igualitario en educación y capacitación profesional y evitar que la niña o adolescente sufra discriminación por ser mujer (por ejemplo, se debe evitar que le den menos posibilidades de estudio que a los varones).

¿Qué objetivos debe tener el encierro de un menor de edad?

Los países sólo pueden encerrar a un menor delincuente para:

  • Cuidarlo y protegerlo, porque estando libre es peligroso para él y para la sociedad.
  • Darle los tratamientos que necesite; por ejemplo, por haber consumido drogas.
  • Que estudie y se eduque profesional y académicamente (esto significa que los países deben dar estudios superiores en las cárceles para que los adolescentes privados de su libertad no estén en desventaja en relación a los demás).
  • Ayudarlo a que se prepare para una vida en libertad, buena y productiva para él y para la sociedad.

Si se decidió el encierro del menor de edad, ¿qué és lo primero que hay que tener en cuenta?

Su libertad condicional.

¿Qué es la libertad condicional?

Es un permiso de salida que se la da al menor de edad que cumple una pena en la cárcel, antes de que la cumpla totalmente y con la “condición” de que no vuelva a cometer delitos.

¿Qué diferencia hay con la libertad vigilada?

La libertad vigilada es una medida de seguridad que puede darse en dos situaciones distintas:

  • Como medida sustitutiva de la prisión. O sea, es una sanción menor que se da en lugar del encarcelamiento.
  • Después de que el menor de edad haya estado en la cárcel, como un modo progresivo de reinserción en la sociedad.

¿En qué se parecen la libertad condicional y la libertad vigilada?

Las dos dependen de una decisión de la autoridad que llevó el proceso contra el menor de edad que cometió un delito.

Para tener derecho a cualquiera de las dos, el menor de edad debe mostrar un progreso y haber cumplido ciertas obligaciones. Por ejemplo: tener buen comportamiento, haber participado en programas comunitarios, haber aprobado sus estudios.

Para tomar cualquiera de las dos medidas, debe nombrarse a un agente de libertad vigilada.  El agente de libertad vigilada debe conocer en detalle la conducta del menor de edad y ayudarlo a enfrentar y solucionar los problemas que se le van a presentar al estar en libertad (por ejemplo, al buscar trabajo, al querer entrar a una universidad).  Los países deben tener profesionales especializados que hagan esta tarea.

Sistemas intermedios

¿Para qué sirven los sistemas intermedios?

Para que después de la cárcel el menor de edad tenga una vida mejor, tanto para él como para la sociedad. Es lo que se llama asistencia postcarcelaria.

Se hace a través de hogares educativos, centros de capacitación, programas comunitarios, establecimientos de transición y otros servicios y apoyos que ayudan a que el menor de edad que cometió un delito se encuentre cada vez mejor en la sociedad.

¿Qué otras normas de las Naciones Unidas deben aplicar los Estados en la administración de la justicia de menores?

  • Reglas Mínimas para el Tratamientos de los Reclusos.
  • Declaración Universal de Derechos Humanos.
  • Declaración y Convención sobre los Derechos del Niño (al momento de estas Reglas Mínimas, sólo estaba vigente la Declaración de los derechos del Niño porque la Convención empezó a regir en 1990).
  • Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.
  • Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.
Posted in Posadas Misiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *