Identidad de género

La identidad de género es la percepción que tenés de vos mismo, más allá de si al nacer fuiste anotado como hombre o como mujer.

La ley te permite:

  • Modificar tus datos personales en el Registro. Podés cambiar el nombre, la imagen y el sexo registrado.
  • Acceder a tratamientos hormonales e intervenciones quirúrgicas totales o parciales para adecuar tu cuerpo a la identidad elegida.
  • Desarrollar tu personalidad de acuerdo con la identidad elegida.

Podes pedir que te cambien el nombre, el sexo y la foto en los documentos. El trámite es gratuito, no necesitás gestor ni abogado. El trámite se hace en el Registro Civil.

Los requisitos son:

  • Presentar un escrito pidiendo los cambios en la partida de nacimiento y en el nuevo DNI.
  • Indicar el nombre que elegiste para que te inscriban. Recordá siempre que el número de tu D.N.I. no es lo que se modifica, sino tu nombre y la imagen que allí aparece.

Aunque tu DNI diga otra cosa, siempre que te nombren deberán hacerlo por el nombre que elijas.

Una vez hecho el cambio en tu documentación nadie puede conocer tus datos anteriores porque todo el trámite es confidencial.

Todos tus derechos y obligaciones se mantienen porque el número de DNI es el mismo.

Para pedir que modifiquen tus datos en la documentación, no es necesario que te operes, realices terapias hormonales o tratamientos médicos o psicológicos. Tampoco es necesario tener modificados los datos en la documentación para operarte o recibir tratamientos hormonales.

Podes operarte o hacer tratamientos hormonales para cambiar de sexo y estas operaciones se adaptan de acuerdo a las necesidades que van surgiendo. Las más habituales son: mastectomía, gluteoplastía, penectomía, vaginoplastía, clitoroplastía, vulvoplastía.

Existen tratamientos hormonales integrales que son tratamientos para modificar los caracteres secundarios que provienen de las glándulas sexuales con las que naciste. Estos tratamientos también buscan adaptar tu imagen al género percibido por vos.

Te cubren las obras sociales, las prepagas y los hospitales públicos porque forma parte del Plan Médico Obligatorio.

Para poder operarte necesitás ser mayor de edad. Si sos menor, necesitás autorización judicial.

Para hacerte tratamientos hormonales integrales no hay una edad fija: depende del grado de madurez. Necesitás autorización de tus padres.

Podés usar bloqueadores hormonales a partir de los 10 años, también con autorización de tus padres.